menu menuPRIMERA WEB SOBRE PRODUCTOS DE CASQUERÍA

Información sobre Casquería

La historia se remonta, al menos, a la cultura de la Roma imperial, donde la cocina de la casquería era tenida como exquisita.

Más próximo en el tiempo y en la cercanía, los mercados de ganado del siglo XIII en España, comenzaron a comercializar lo que hoy conocemos como

PRODUCTOS DE CASQUERÍA.

Hoy como ayer, manos hábiles despiezan, limpian y elaboran esas piezas que se transforman en apetecibles platos que ya forman parte de nuestra tradición gastronómica: lengua estofada, sesos rebozados, callos, mollejas, manitas de cordero o asadura.

Los productos de casquería por su variedad y propiedades nutritivas son un componente fundamental a la hora de complementar nuestra dieta y hacerla más equilibrada.

Son ricos en proteínas, vitaminas y minerales y con un contenido en calorías relativamente bajo. Además, las proteínas que aportan son de alto valos biológico, ya que su contenido en aminoácidos esenciales, compensa las deficiencias comunes de las proteínas procedentes de los cereales, las leguminosas o las hortalizas.

Su infinidad de sabores, texturas y formas hacen de la casquería un alimento que da mucho juego en la cocina. Con ellos podrás elaborar desde los platos más sencillos y ligeros, a los más creativos y sofisticados.

¿Sabías que debemos consumir casquería mínimo dos veces a la semana?

Debe incluirse en el menú saludable de cualquier familia y, además, cuanto más aprovechemos de cada animal,
menos habrá que criar así como menos contaminación y menos gases de efecto invernadero se producirán.

Desde la más lejana prehistoria, los seres humanos nos hemos comido de los animales todo lo que era posible comer. Por una parte, la musculatura, a la que denominamos genéricamente como carne y, por otra, el resto de órganos y tejidos corporales, las vísceras o casquería: cerebro, corazón, hígado, riñones, estómago, mofletes (carrillada), intestinos, lengua, mollejas, pulmones, testículos (criadillas) y sangre.

Antes la casquería constituía una parte importante de la alimentación familiar. Aún recuerdo con añoranza los platos deliciosos que nos preparaba mi madre: hígado encebollado, riñones, sesos rebozadas y fritos, callos, etc.

Hoy el consumo de estos alimentos sobrevive en determinados restaurantes, bares de tapas y comercios de alimentación en galerías o mercados de barrio.  Hoy existe un rechazo social casi generalizado al consumo de casquería, sobre todo entre los más jóvenes. Por una parte es la falta de hábito de su consumo.


Sin embargo el consumo de casquería de los animales criados de manera natural tiene un carácter ecológico y de

protección del medio ambiente y contribuye a combatir el cambio climático. Cuanto más aprovechemos de cada animal,
menos animales habrá que criar y menos contaminación y menos producción de gases de efecto invernadero.

El consumo de casquería, al menos dos veces a la semana, debería de incluirse en el menú saludable de cualquier familia.
Comer vísceras en lugar de comer músculos hace más densa nuestra alimentación ya que aporta más nutrientes de alto valor biológico.

El consumo de algunas vísceras como hígado o sangre es la mejor forma de aportar hierro de fácil asimilación.
Las vísceras también proporcionan proteínas y aminoácidos esenciales para nuestra salud. En ellas abundan el triptófano,
que es fundamental para fabricar neurotransmisores cerebrales como la serotonina o la melatonina.

La glicina es un aminoácido fundamental para el tejido conectivo, para los huesos, la piel y las articulaciones.
Es un aminoácido que se le asocia con la protección contra problemas autoinmunitarios e inflamatorios, sobre todo digestivos
como intolerancias, alergias, e inflamaciones intestinales. Los huesos son muy ricos en glicina, así que hay que usarlos para
hacer caldos naturales y sabrosos. Las vísceras contienen muchas vitaminas, en especial vitamina A y vitamina B12 y minerales.

La casquería son alimentos muy útiles para alimentar a niños con problemas de salud, anemias, delgadez, falta de fuerzas.
Disfruten del sabor y la salud de estos deliciosos alimentos y, además, contribuirán a combatir el cambio climático.

En España se consumen al año 45,8 millones de kilos de estos alimentos  (Datos año 2005 )

RELACIÓN DE PROVINCIAS DE EMPRESAS EN ESPAÑA

DEDICADAS A LA ELABORACIÓN O VENTA DE PRODUCTOS DE CASQUERÍA.

Albacete - Ávila - Barcelona - Burgos - Cádiz - Huesca - Jaén - La Rioja - León - Lleida - Madrid - Málaga - Navarra - Palencia - Salamanca -

Sta.Cruz de Tenerife - Segovia - Sevilla - Soria - Tarragona - Toledo - Valencia - Valladolid - Zamora

Centro Comercial fundado en octubre de 1975, fecha en que se inaguró la Galería Juan de Austria, como la calle donde está situada.


En esa fecha se abrió el puesto nº 30 de CASQUERÍA desde sus comienzos.

5 años después se amplió el negocio, adquiriendo el puesto nº 52.

Actualmente seguimos despachando en los dos puestos a su disposición.

Especialidad en callos de ternera, manitas de cordero, hígado de ternera, cerdo y cordero.

Carrillada, entresijos, gallinejas, zarajos, asaduras, mollejas y así hasta 67 artículos diferentes
todos los días laborables.

TODOS LOS ARTÍCULOS DE CASQUERÍA LOS ENCONTRARÁ AQUÍ

TENEMOS A SU DISPOSICIÓN 9 RECETAS CASERAS ADQUIRIENDO EL PRODUCTO PARA COCINAR

Callos a la Madrileña

Carrillada estofada

Carrillada guisada

Manitas de cordero deshuesadas

Asadura o sangre encebollada

Lengua de ternera estofada

Mollejas de cordero o cerdo al ajillo

Riñones de cerdo al Jérez

Rabo de choto estofado